Páginashttps://www.facebook.com/curandog

lunes, 14 de julio de 2014

PERROS DE TERAPIA: ¿PERROS DE RAZA O MESTIZOS?

  Uno de los grandes debates cuando te introduces en el mundo de las Intervenciones Asistidas por Perros es la siguiente reflexión: los perros de terapia que compongan mi equipo, ¿es mejor que sean de raza o este factor no es determinante para que sea un buen coterapeuta?


  Son muchos los factores que determinan que un perro de terapia sea un buen coterapeuta: su socialización, tipo de adiestramiento, carácter, salud, procesos de desensibilización... Todos estos factores, en definitiva, lo que van a conformar es el temperamento final de nuestros perros. Por lo tanto, a la hora de seleccionar un buen perro de terapia debemos primero analizar y conocer cuáles son las características que éste debe de tener: 

1) agresividad cero: ante personas y ante la presencia de otros perros. 
2) refuerzo social: tiene que ser un perro que busque y disfrute en las interacciones con humanos.
3) flexibilidad: tiene que ser un perro capaz de adaptarse rápido a diferentes contextos de trabajo.
4) mostrar un comportamiento predecible.


  Teniendo en cuenta estas premisas previas, existen diferentes herramientas que nos pueden ayudar a seleccionar a nuestros compañeros de trabajo, sin embargo, estos test tienen que ir siempre acompañados de un buen criterio profesional por parte de los electores. Ahora bien, estas herramientas no nos dirán si lo que tenemos que elegir es un perro de raza o un perro mestizo.

  La existencia de los perros de terapia es relativamente novedosa, a penas llevamos una década en España conociendo la labor que estos perros desarrollan en su día a día. Es muy común encontrarnos con la creencia sesgada de que los perros más buenos y tranquilos son los perros de las personas invidentes (mayoritariamente Labrador y Golden Retriever) y que por lo tanto, éstas razas son las mejores para seleccionar y adiestrar perros de terapia. Cierto es que determinadas razas llevan en su carga genética determinadas características temperamentales y morfológicas, sin embargo, este hecho no es determinante para la configuración final del temperamento de un perro; ya que es muy importante las experiencias vitales que el perro haya tenido durante su etapa de socialización y su adiestramiento posterior. Por lo tanto, desde nuestro punto de vista y desde el punto de vista de muchos profesionales que actualmente están trabajando en el mundo de las IAA, la raza de un perro no es determinante para considerar o seleccionar un perro de terapia. A priori, cualquier perro es potencialmente válido para ser un perro de terapia indistintamente de su raza, sin embargo su estudio y observación posterior será el que determine su validez.




  Por último tenemos que tener en cuenta que existen ciertas razas de perros, que llevan de por sí asociados determinados comportamientos y actitudes en los humanos. La mayoría de las personas piensan que los perros Golden y Labrador son perros con muy buen temperamento y por lo tanto tienden a mostrar más conductas de acercamiento hacia estos perros y a verbalizar actitudes positivas hacia ellos. Éste es un hecho muy positivo porque facilita nuestro trabajo como profesionales de las IAA, nos ayuda a romper barreras que profesionales o familiares puedan tener con respecto a este tipo de intervenciones terapéuticas. Sin embargo, por este hecho, no podemos caer en la conclusión de que estas razas de perros sean las más indicadas para sesiones de IAA. Desde nuestra propia experiencia en muchas ocasiones nos ha facilitado el acercamiento a usuarios, pero reiteramos en la idea de que cualquier perro previamente seleccionado y adiestrado en positivo y que presente las características apropiadas para perros de terapia son potencialmente buenos coterapeutas.


Equipo CuranDOG


www.facebook.com/curandog
infocurandog@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario